RECOMENDACIONES MUSICALES

TRANSLATE TO YOUR LANGUAGE

miércoles, 13 de abril de 2011

Ali Farka Touré & Toumani Diabaté - "Ali and Toumani"


El disco que traigo hoy es una gema del 2010 proveniente del continente africano, del país Mali.

Estos 2 artistas no son cualquiera. Son sin duda los 2 más grandes de su país y de los más grandes de todo el continente. Su encuentro con las tradiciones folclóricas de su país con mezclas de otras del continente hacen a su música tanto muy original como tradicional.

Estoy hablando de Ali Farka Touré, uno de los mejores guitarristas de la historia con un sonido único, y Toumani Diabaté, artista cuyo instrumento es la kora (un estilo de arpa de 21 cuerdas que es el instrumento más popular del país).

Al ser 2 músicos de gran escala, hablare un poco de cada uno.

Empezando con Touré, este nació el 31 de Octubre de 1939 en un pueblo llamado Kanau en la región noroeste del país. Viniendo de una familia grande y muy pobre, fue el único de 10 hermanos que paso la infancia.

Farka fue un apodo dado por los padres, el cual significa burro, un animal muy admirado por su tenacidad y terquedad.

Casi sin haber tenido educación, trabajo en un cultivo de campo, mientras que su pasión por la música iba creciendo.

Fue en 1956, después de un toque del guitarrista maliense Keita Fodeba que quedo asombrado con la guitarra y opto por este como su instrumento principal.

En un viaje a Bamako por fines de los ’60, fue introducido a la música de Ray Charles, Otis Redding y John Lee Hooker. Fue el ultimo que lo influencio mas, pensando al principio que era un músico de Mali, y al descubrir que no lo era, se dio cuenta que el Blues tenia raíces de la música Africana.

Y así empezó su carrera musical. Primero trabajo en Radio Mali, y fue en esos momentos que grabo su 1er álbum titulado “Farka” en 1976.

A este disco le seguiría “Red” y luego “Green”. Pero estos 3 primeros álbumes eran de baja calidad y no tenían tanta distribución.

Su música era basada en las tradiciones de su país incorporando el Blues al mismo tiempo. 

Algo en lo que llamaba la atención era su capacidad de tocar varios temas tradicionales en su país cantados en 10 lenguas distintas (algo que haría en toda su carrera).

Pero al unirse a la discográfica World Circuit, saco su álbum “Ali Farka Touré” en 1987 y aquí su carrera despegaría.

De ahí saco varios discos, entre ellos el reconocido y galardonado “Talking Timbuktu” junto a Ry Cooder. Otros destacados son “Radio Mali” y su mejor trabajo “The River” (en mi opinión obviamente).

Más allá de su exitosa carrera y múltiples conciertos alrededor del mundo, Touré nunca dejó su pueblo, y su gran amor por el lugar, sus amigos y tradiciones hicieron que su entonces productor Nick Gold construyera un estudio en una casa abandonada en Nianfunké (en donde vivía Touré). Con esto demuestra que su pasión era la música y nada más que ello. No precisaba de lujos.

Finalmente murió el 7 de Marzo del 2006 después de una larga lucha contra el cáncer de hueso.

Por otro lado tenemos a Toumani Diabaté, nacido el 10 de Agosto de 1965 en Bamako (capital de Mali). Toumani es proveniente de una familia con más de 71 generaciones de tocadores de kora (conocimientos pasados de padre a hijo por generaciones).

Su padre, Sidiki Diabaté, fue quien le enseño y es uno de los tocadores de kora más importantes, habiendo influenciado a todos los que aparecieron luego de él. Sin embargo su hijo es quien ha llevado el instrumento más allá de su continente.

Toumani empezó con la kora a los 5 y a los 13 hizo su debut en vivo junto a un ensamble de Koulikoro.

En 1984 se unió al grupo de Kandia Kouyate, la cantante de tribu más importante en el momento y ahí pudo hacerse algo de nombre.

Fue a partir de este momento en que creó una técnica en la que podría tocar una base y una melodía a la vez, de forma de tocar totalmente solo. Con esto fue que llamo más la atención y 1988 saca su 1er álbum llamado “Kaira”, en el cual demuestra esto. Con esto su popularidad aumento increíblemente y el disco es considerado hoy en día como de los mejores de kora.

Desde entonces ha sacado varios discos solista, tanto con banda acompañante como él totalmente solo. Un gran ejemplo es “Djelika”, lanzado en 1995. Este es en mi opinión su mejor trabajo hasta ahora.

También ha colaborado con numerosos grandes de la música, como Taj Mahal, Ballake Sissoko, Ketama, Danny Thompson, Damon Albarn, etc.

Lo que tenemos acá es un dúo increíble. Las 2 figuras más importantes de la música tradicional de Mali, el cual es un país al cual se le está prestando muchísima atención en los últimos años (musicalmente hablando).

Toumani Diabaté (basándome solo en lo que escucho, ya que desconozco las técnicas de su instrumento) es un increíble tocador de kora (digo tocador de kora porque no creo que se le diga korista). Sus melodías son arpegios a gran velocidad en espirales, pero con una belleza y ternura infinita.

Ali Farka Touré es sin duda de los mejores guitarristas que han tocado en la Tierra. Una técnica muy original, llena de ligados y usando escalas pentatónicas (tanto la del Blues como otras) en las cuales hace melodías con líneas totalmente diferentes a lo que uno está acostumbrado escuchar. Puede estar usando una guitarra acústica o eléctrica y siempre reconoceremos que se trata de él.

El disco de esta vez es una colaboración de estas 2 bestias. Sin embargo no es la 1era colaboración entre estos 2.

Aunque han colaborado en varios discos, este es el 3ero de las sesiones “The Hotel Mandé Sessions”, en el cual ambos toman el rol de protagonistas. El 1ero fue “In The Heart Of The Moon” y el 2do “Savane”.

La diferencia de este (que es lo que lo hace el mejor de los 3) es que aquí no cuentan con otros músicos (solo con un bajo en algunos pocos temas y alguna voz acompañante en algunos otros pocos). La magia es creada por ellos 2, una interacción acústica donde se trae a los oídos la belleza de las tradiciones y paisajes de su país natal.

Este álbum fue compuesto y grabado en la sala de conferencias del Hotel Mandé, dándoles vista al Rio Niger en la ciudad de Bamako, Mali.

Siendo un álbum sacado después de la muerte del gran Touré, nos trae mucha alegría, tanto 
por ser nuevo material como por la felicidad que trae este álbum. Nos hace pensar que el difunto está gozando la vida aun, incluso después de la muerte.

El disco fue lanzado el 23 de Febrero de 2010 bajo el sello “World Circuit Records” y cuenta 
con los siguientes 11 temas:
  1. “Ruby”
  2. “Sabu Yerkoy “
  3. “Be Mankan”
  4. “Doudou”
  5. “Warbe”
  6. “Samba Geladio”
  7. “Sina Mory”
  8. “56”
  9. “Fantasy”
  10. “Machengoidi”
  11.  “Kala Djula”

El disco arranca con “Ruby”. Un típico punteo de Ali abre el tema, dando inicio a un tema bastante penoso. Es muy tranquilo y de andar lento, pero siempre da a lugar al virtuosismo entrelazado de Toumani. El tema, prácticamente en su totalidad, es una base de guitarra repetitiva pero con variaciones de Ali, mientras que Toumani improvisa. Según Toumani, esto es lo que uno podría escuchar de Ali si lo encontraba solo en una habitación: un toque suave y delicado.

El 2do tema, “Sabu Yerkoy”, es un tema de Ali que tocaba desde los ’60. Es su homenaje a la Salsa Cubana con letras en Songhai, las cuales celebran la independencia de Mali. La traducción del título seria “Gracias a Dios” y la letra dice:

"Como hemos obtenido nuestra tierra nuevamente
Como ahora tenemos esperanza
Como hemos obtenido nuestros ríos nuevamente
Como tenemos todo lo que nos pertenece nuevamente
Estamos orgullosos y estamos en bien"

Aquí la voz es la de Ali. Es un tema muy alegre donde se siente la unión y la comunidad. Sin duda suena a un festejo muy personal lleno de afecto. Aquí nuevamente podemos apreciar una gran improvisación de Toumani. Sin embargo lo más lindo del tema es la base de guitarra, que aunque es una base, es bastante compleja y es quien le da todo el aire y felicidad. Es una base nuevamente “repetitiva” pero esta vez suena a que hay bastante improvisación entre medio. Sin duda un tema hermosísimo.

“Be Mankan” es una antigua canción Mandé que ambos tocaban como un vals. Habla de Alpha Yaya Diallo, un guerrero de Guinea Conarky (y es ahora un himno en ese país). A su vez, Toumani destaca que hay mucha esperanza y amor, como el que se le entrega a una persona cercana. Ya en el principio, Toumani nos introduce con un espiral de notas a máxima velocidad. Sin embargo el tema es muy lento y tranquilo. Más de una vez se puede escuchar con perfecta claridad el ritmo de vals (sobre todo cuando Toumani lo hace evidente con su kora). Es interesantísima la forma en que conversan ambos músicos a lo largo del tema.

“Doudou” tiene la guitarra rítmica más linda de todas: un riff que baja y sube hacia su tónica. Es un tema muy amigable. La idea del tema es el mismo riff a lo largo del tema en la guitarra. A su vez, Toumani hace solos y hace ritmos, ambos entrecruzados, y lo mismo Ali. Uno de los más bellos del disco.

“Warbe” es en honor a esos que pelean para proteger su pueblo. Este nos trae al estilo por el cual mas se conoce a Ali. Aquí podemos escuchar su sonido más bello en solos: un toque con muchos ligados, ataques cortados y punzantes, melodías en escalas salteadas. Además, usa una escala pentatónica que es clásica de él y es la más usada en esas zonas. Esta está formada por la tónica, su 2da, su 4ta, su 5ta y su 7ma menor (en este caso sería Si-Do#-Mi-Fa#-La). También, como típico de la música de estas zonas (también lo pueden escuchar en Tinariwen, banda que recomendé hace mas de 1 año), la base está en el mismo acorde constantemente. El tema es básicamente esta base hecha por Toumani y Ali haciendo los solos (también hay unas maracas acompañando). Para los conocedores de Ali, el tema está basado en “Goye Kur”, tema que abre su disco “The Source”.

“Samba Geladio” es sin duda el que tiene la mejor colaboración. Ambos hacen solos constantemente, pero es como una conversación. Pero lo más increíble es que en este tema la escala es la Pentatónica de Blues y es muy difícil notarlo en una simple escucha. Aquí demuestran una idea muy avanzada de esta técnica. Todos hemos escuchado a los blueseros y rockeros usarla y aunque todos tienen voces diferentes, la metodología y técnica de usarla es igual, o sea, la progresión en que se usa. En cambio aquí hacen sucesiones de notas más impredecibles, no hacen las típicas de blueseros. Sin duda que es un tema a escuchar para todos aquellos amantes de esta conocida escala.

“Sina Mory” nos trae de nuevo las vocales de Ali. En el comienzo ya nos encontramos con su voz tranquila y llena de sabiduría. Lo más lindo del tema es el riff y progresión de acordes principal, el cual es hecho a lo largo de todo el tema. Y esto es gracias a la combinación del kora y la guitarra, trayendo un sonido único, como si fuera el sonido del agua. Este es el tema que escucho por 1era vez Ali en la guitarra y Toumani comenta que fue muy lindo para Ali grabarlo cerca del final de su vida. Es uno de los 2 temas más bellos de todo el disco.

“56” completa el dúo de temas más bellos del disco. Es más, es el más bello. Es muy simple en sí: una y otra vez la misma base 3 notas en la guitarra mientras que Toumani y Ali, separadamente, hacen solos y las melodías principales de la canción. Es un tema perfecto para escuchar en la noche. El tema fue grabado previamente en su disco “The Source” (cuya versión es más linda aun). De escucharla, ahí podrán encontrar varias de estas melodías principales (puedo decirles que hay principales ya que son las mismas que las de esta versión). Aquí la kora y la guitarra tocan delicadamente, llenos de pasión y amor. Amor es la palabra de este tema diría yo.

“Fantasy” vuelve al estilo del tema que inicia el disco. Un tema pasivo no tan alegre pero aun así muy gentil. Nuevamente, Ali hace la base de guitarra y Toumani hace varios solos con exquisita precisión.

“Machengoidi” tiene el mejor de los riffs del disco. El tema vuelve a la escala pentatónica típica de Ali que ya les nombre. La guitarra hace a lo largo de todo el tema el riff principal (con alguna variación entre medio) mientras que Toumani hace un solo increíble. Uno puede imaginarse un grupo de hombres en sus camellos a lo largo del desierto, bajo un sol intenso, y cada tanto parando para tomar un té y descansar. Ali ya había grabado este tema 2 veces, entre ellas una con vocales. Pero esta es la 1era vez que aparece la kora y la idea era ver como quedaría en este tema. Y como quedó la verdad…..

El disco cierra con “Kala Djula”. Y sin duda es un cierre muy bello. Parece un tema para niños (ayuda mucho las maracas de fondo). Aquí lo interesante es Toumani haciendo por momentos melodías y por otros quedando en acordes, mientras que a su vez Ali repite una y otra vez el riff principal pero entre medio tira una línea de solo que se acomoda a este riff, haciéndolo parecer que fuera parte del mismo. Una despedida muy cariñosa y entrañable.

Sin duda es algo muy diferente a lo que les vengo trayendo hasta ahora (y tal vez a todo lo que les he traído desde el comienzo del blog).

Tenemos a 2 bestias, 2 grandes, 2 representantes de este gran país con una diversidad y calidad musical increíble llamado Mali.

La ternura, amistad y sonido acogedor que trae este disco es infinito. Ya el toque de la kora por parte de Toumani Diabaté y de la guitarra por parte de Ali Farka Touré basta para esto. 
Pero los temas son además muy puros.

Y lo interesante es que son totalmente de tradición africana y aun así nos suenan tan cercanos. Es que el sentimiento que intentan transmitir aquí es uno universal: fuerza, amor, esperanza y confianza.

Lamentablemente Ali ya no se encuentra entre nosotros. Pero sin duda es una manera increíble para despedirse. Es una despedida como la que todos querríamos tener: haciendo lo que más nos gusta en la vida con la mejor calidad y transmitiendo perfectamente lo que el corazón nos dice. Aquí nos hablan con el corazón y el alma, llegando hasta los nuestros.

Una gema increíble, tanto para la música de Mali, como para la africana, como para la Étnica y como para la música en general. Un disco que me atrevo a decir que es de las cosas más increíbles que han salido en todos los tiempos. Y espero que los toque tanto como a mí

Dejo los temas para escuchar excepto “Fantasy” y “Warbe” que no los encontré:





SALUDOS Y SOLO QUEDAN 2 MAS!!!!





“Music Is The Best” – Frank Zappa

7 comentarios:

Carlos dijo...

Enormes artistas, enorme disco, enorme critica. OS dejo link de mi blog Discos Pensados, os pongo en el mio. Saludos

luther blues dijo...

Ya falta poco Werty jeje ,un disco que todavia no lo escuche pero si sigo la carrera de Toure desde aquel trabajo con Ry Cooder y es lo mas, como si Lucifer haya creado encrucijadas en el continente africano .A Diabate lo desconocia por completo pero si el gran Ali lo eligio ,esta bien nomas che !
Un abrazo hasta la bella orilla de enfrente

Anónimo dijo...

Genial recomendación Werty, lo conocía nada más qué de oídas, pero ahora, con ésta crítica, dan ganas de escucharlo... nos leemos!
CVLM!

Virus dijo...

wena onda werty, siempre comentando!!
exelente blog!

saludoss!

Jazz dijo...

Muy bueno esto!!
No conocía a estos músicos y la verdad es que está muy bueno este disco.
Gracias por compartirlo.
Saludos!

Alex B dijo...

Bueno Werty, esta vez lo has bordado ( como se dice por aquí) no sólo me ha gustado muchísimo la música, que no conocía, sino que tu artículo está muy pero que muy bien, interesante y ameno.
Vas cogiendo un estilo propio, amigo.
Felicidades ( por esto y por lo otro con algo de retraso)
Un beso

José Adolfo Segura Cabezas dijo...

Werty, agradecido de este rico y hermoso homenaje a Ali Farka Touré que estoy descubriendo en su inmensidad. Hace dos o tres días que estoy atraído como por un imán a "Sabu Yerkoy" la he escuchado y escuchado, algo misterioso me atraía... leyendo tu escrito y la traducción de la poesía, y en el contexto comienzo a comprender un poco más de esta atracción que comienzo a hacer circular en mi círculo de amistades así como tu blog. Mil gracias por tu arte y generosidad!