RECOMENDACIONES MUSICALES

TRANSLATE TO YOUR LANGUAGE

lunes, 14 de diciembre de 2009

Keith Jarrett - "Paris/London: Testament"


Siguiendo con la propuesta, hoy traigo otro de los mejores discos de este año.
Ahora nos vamos para otros lugares de la música; lugares que para mi son de los más fantásticos de la misma. Y estos son creados por un pianista que ha llevado la improvisación hasta su punto máximo, donde la creación es espontánea, implanificada y mágica: Keith Jarrett.
Este hombre, como muchísimos de los Jazz-Men que arrancaron su carrera entre los años ’50 y los años ’80, y en este caso a comienzos de los ’70, llegó a considerarse un maestro de la música como parte de una de las tantas formaciones que tuvo la banda de Miles Davis. En ella, demostraba una gran destreza en los teclados eléctricos, usando influencias más allá del Jazz, como Gospel, música Clásica, Avant-Garde, etc.
Pero al poco tiempo, Jarrett demostró que el no era un gran acompañante, sino que un gran solista. Empezando con sus propias bandas, su técnica y sonido en el piano empezaron a ser de las más originales y reconocidas en la música. Aunque en su trabajo con Davis su instrumento era eléctrico, desde el principio de su carrera como solista mostró un desprecio por la electricidad y tocó siempre el piano acústico. Es más, en líneas de sus primeros discos especifica este desprecio.
Pero fue en 1973 que empezaría su carrera como uno de los músicos de Jazz más vendidos de la historia. En ese año, dió 2 conciertos: uno en Bremen, Alemania, y otro en Lausanne, Suiza, en los cuales tocó el piano por su cuenta, sin ningún acompañante. Y deslumbró a todos los espectadores, porque no se trató de unos conciertos de piano comunes y corrientes, sino que fueron 2 conciertos largos de música totalmente improvisada, hecha en el momento. Y con esto me refiero a que el llegó, se sentó junto al piano sin tener ni una mínima idea de lo que iba a tocar y dej que la música se fuera creando en el momento.
Debido a lo increíble que fueron estos conciertos, ambos salieron a la venta en un disco triple (para el momento; 3 discos de vinilo). Los conciertos eran tan aclamados que siguió haciéndolos. Y su punto máximo llegaría con un concierto en Köln, llamado “The Köln Concert”, el cual no es solo uno de los discos más vendidos de Jazz por un solista, sino que es también de las piezas para piano más consagradas y alabadas en la música. Y hasta el día de hoy no ha parado de realizar estos conciertos y editarlos para la venta.
Este año nos trajo otros 2 grandes conciertos: uno en Paris y otro en Londres. A diferencia de la mayoría de sus Solo Concerts, los cuales constan de una pieza súper larga, que puede llegar a la hora, en la cual no hace ni una sola pausa, creando así un estilo de sinfonía para piano, en estos 2 conciertos Keith Jarrett decidió que esta vez pararía; empezaría a tocar algo totalmente improvisado y cuando se aburriera, pararía y empezaría con otra cosa. De esta forma, el concierto más que una obra larga conectada, serian varias partes sin conexión alguna. Esto, para los que estamos acostumbrados al formato típico de sus conciertos, nos resulta raro, ya que siempre nos pareció sorprendente como de la nada crea una obra majestuosa y mágica que llega a durar muchísimo y aun así parece que estuviera todo predeterminado. Todo tiene sentido y conexión y es increíblemente especial, y sin embargo, el hombre no sabía que iba a tocar todo eso. Aun así, este concierto no es ni ahí para despreciar, es más, es para ponerlo en un pedestal (por algo lo pongo como de lo mejor del año). Yo creo que, mientras es difícil estar tocando cierto sentimiento y tener que arreglárselas para pasar a otro totalmente diferente mediante un pasaje intermedio, es también muy difícil estar tocando cierto sentimiento, frenar, y arrancar de la nada con otro que puede llegar a ser totalmente opuesto. Con los conciertos largos sin parar, es como que uno esta triste y a medida que va reflexionando las cosas pueden llegar a la alegría. En cambio, en este caso, uno tiene que pasar de la mayor locura a la gentileza más grata del mundo.
El disco son 3 CDS: 1 para el concierto en Paris y 2 para el de Londres. Cada concierto, más que en temás, esta dividido en partes. Aunque cada parte en si no tiene relación con la anterior ni con la que le sigue, Keith Jarrett cree que, más haya de que varios sentimientos estén el salón, la noche es un resumen de todo un estado sentimental. Como dice en las líneas del disco, su esposa lo había abandonado por 3era vez en 4 años. Se sentía al borde del colapso y la felicidad de los demás lo abrumaba aun más. Y al llegar a los conciertos podía liberarse y expresar su estado sentimental, aunque previo a tocar, sentía que no lo podría hacer.
Al ser tan extenso (el concierto de Paris consta de 8 partes, mientras que el de Londres consta de 12), no vale la pena destacar tema por tema, ya que muchas veces los estilos y sentimientos se repiten. Pero como en fin, todo es una gran obra… Además, los conciertos fueron hechos ambos en Octubre del 2008, lo cual no le da mucho tiempo al músico para encontrar nuevos sonidos entre cada concierto, sobre todo cuando el hombre se encontraba de tour.
Entre estos sonidos podemos encontrar partes de locura pura, en la cual, al ser tan atonal y disonante, al oyente le es imposible saber a donde lo llevará la siguiente nota. También hay temás Gospel con esperanza, típicos de final de comedia estadounidense. Como siempre, no faltan temás Jazzeros, entre los cuales hay Jazz tranquilo y meditativo, como Jazz rápido y alegre. También hay algún que otro Blues pesado, en los cuales se le puede oír gritar y tararear la melodía que esta tocando en el piano. Pero lo más interesante son aquellas partes espirituales y llenas de magia, en las cuales paisajes fantásticos son creados . Esto lo logra, en mi opinión, con el uso de tocar varias notas al mismo tiempo, lo cual crea como un ambiente que uno no puede definir con precisión en su mente y lo llena a uno con misterio y duda.
Vale de nuevo destacar el hecho de que todo esto es creado en el momento. Yo creo que este es el punto máximo al cual un músico solista puede llegar. Keith Jarrete aquí crea música grandiosa con melodías mágicas. Cada parte de los conciertos son totalmente diferentes. Varios estilos son tocados. Y lo más sorprendente es que la música es creada en ese momento. No hay actos previos, no hay planificación ni nada por el estilo. Uno siempre escucha canciones por artistas y se pregunta “¿Cómo lo lograron?”. Pero se sabe que para esas canciones hubo todo un proceso de inspiración, composición, producción, etc, el cual puede llevar de días hasta años. En este caso, TODO esto lleva exactamente lo que dura el tema. Y cada nota fue planeada en el mismo momento en que la toca. La forma en que está tocando un acorde y pasa a otro; eso fue hecho en el mismo momento en que pasó de ese acorde a ese otro.
Keith Jarrett es sin duda de los músicos más inspiradores de la historia. Puede inspirarte su música y su delicadeza. Puede inspirarte su capacidad de componer en varios estilos sin perder su toque personal. Puede sorprenderte la másiva cantidad de producciones que ha hecho. Puede sorprenderte su habilidad para crear música increíble y compleja instantáneamente. Pero si uno entiende la música, le tiene que inspirar absolutamente todo.
Lamentablemente solo encontré estas partes del concierto:

Si al escucharlo les gusta mucho y quieren más de esto, les recomiendo los siguientes conciertos: “Solo Concerts: Bremen/Lausanne”, “The Köln Concert” y “Paris Concert”. “Bremen/Lausanne” y “Köln” son en si parecidos en el hecho que son conciertos con partes muy largas, de hasta más de 20 mins, pero en fin, está en partes (aunque estas partes SI tienen relación entre sí, y de esta forma son muy homogeneos). En cambio, “Paris”, el cual es mi preferido, consta de 2 canciones de 5 mins y una obra principal de arriba de los 40 minutos, que es en mi opinión es de lo mejor que ha hecho. Tal vez “Bremen/Lausanne”, musicalmente, es mi preferido. Pero al ser un fanático de las obras de enorme duración sin pausa alguna….

Sigan leyendo que aún quedan 3 discos más para finalizar el Top 5 de lo mejor de este año. Y repito: no hay orden de preferencia. Claro, el último pretendo que sea lo que considero lo mejor de este año, pero entre los demás no hay un orden.
"Music is the Best" - Frank Zappa

7 comentarios:

Héctor dijo...

Tus entradas son verdaderos estudios muy "currados" como se suele decir en España. El cd de Monk y Coltrane lo estuve escuchando y me encantó, lo veo muy apropiado para según qué ocasión. Buscaré éste también, pareces un buen consejero musical ;) Permíteme que te recomiende un cd de un grupo que me encanta, The Corrs, grupo de herman@s irlandeses que se disolvió hace no mucho. Su segundo álbum de estudio, que se llama "Talk on Corners" me marcó la adolescencia (soy un "viejo" de 26 añazos, no como tú, jajajajaja). Espero que lo encuentres y lo disfrutes. Spotify viene muy bien para estos casos.
Un abrazote desde el Sur de España!
PD: A mi "blog-roll" (o como se diga) que vas, te lo has ganado!

jordim dijo...

Razón tienes, buen disco, lo tengo de reciente escucha.

Raúl dijo...

No soy nada entendido en esto de la música, pero si que puedo asegurar que, criterios al margen, haces unas reseñas discográficas muy trabajadas.

Carlangas dijo...

Este blog promete, tío, que además yo soy de los que le gustan los rollos largos.

Un saludo, nos vemos!

Anónimo dijo...

hi, the blog's fantastic!
unfortunately disc 3 track 4 is not there, is it possible to fix it?
gracias :)

Víctor dijo...

Este no lo he escuchado. Gracias, después comento que me pareció.
A mi me fascina la manera en que toca standards haciendo trio con Gary Peacock y Jack DeJohnette.

kuto dijo...

...Me encanta Keith Jarrett y no sabes como me ha motivado tu fantástico post..

Hoy me daré una buena ración de Jarrett en mi casa y en esos links a YouTube.
Saludos