RECOMENDACIONES MUSICALES

TRANSLATE TO YOUR LANGUAGE

viernes, 27 de noviembre de 2009

Thelonious Monk Quartet with John Coltrane - "At Carnegie Hall"


Hoy les traigo algo diferente, algo jazzero. Dos almas gigantes del Jazz que cambiaron la historia del mismo: Thelonious Monk y John Coltrane.
Antes de empezar con el disco mismo, hago una breve introducción a estas dos máquinas.
Thelonious Monk, conocido en la realeza del Jazz como “El Gran Sacerdote del Bop” (siendo Bop uno sub-estilo), fue uno de los mejores pianistas, haciendo de la improvisación un verdadero arte mágico y complejo. La improvisación es un elemento fundamental en este estilo y Monk tenía su propio sonido. Podía tocar escalas bluseras, pentatónicas, etc, seguidas a una velocidad espacial o simplemente tocar 3 notas totalmente fuera de tono y volarte la cabeza. Fue también un celebre compositor, habiendo compuesto canciones que llegaron a ser clásicos en sólo pocas semanas de haber sido editadas.
John Coltrane fue no sólo el mejor y más influyente saxofonista de la historia, sino que fue también de los primeros en expandir las fronteras del Jazz. Desde sus principios como integrante del Miles Davis Quintet, Coltrane demostró una destreza increíble en su instrumento, usando escalas e influencias de música africana y oriental. De hecho, fue de los primeros en utilizar tales influencias en la música occidental popular. En sus últimos años de vida (muere en 1967), su música se transformó en lo que hoy se conoce como avant-garde jazz, siendo también pieza fundamental en este sub-estilo. Sus innovaciones fueron tan grandes que no hay ni saxofonista ni jazz-man que no lo nombre como una de sus mayores influencias. Incluso ha influenciado a gente de otros estilos, como Carlos Santana, Joni Mitchell, y Grateful Dead.
Lo que tenemos aquí son dos de las potencias más grandes del Jazz. Es como si habláramos de un disco de Bob Dylan junto a Elvis Presley...
El disco es especial en el sentido de que es tanto de viejos como nuevos tiempos, pues fue grabado en 1957 pero descubierto y puesto a la venta en el 2005. Es un disco en vivo, grabado en un concierto-festival benéfico de Jazz en el Día de Acción de Gracias, el Viernes 29 de Noviembre de 1957, a las 8:30 PM en el Carnegie Hall, New York. Esa noche tocarían: Billie Holiday, Dizzy Gillespie con su orquesta y Austin Cromer, Ray Charles, Chet Baker con Zoot Sims y su cuarteto, Thelonious Monk y su cuarteto con John Coltrane (el mismo cuarteto incluía a Coltrane, para no generar mareos), y Sonny Rollins.
En el concierto dado por Monk y Coltrane, el cuarteto estaba conformado por el contrabajista Ahmed Abdul-Malik y el baterista Shadow Wilson, los cuales, aunque llegaron a tocar con otros grandes del Jazz, nunca pudieron dejar su nombre en la gloria.
El concierto fue grabado por Voice of America. Y ahí se mantuvo intacto hasta Febrero del 2005, cuando el supervisor del laboratorio de grabación del mismo, Larry Appelbaum, revisaba cintas de Voice of America para digitalizar. Lo que encontró eran unas cintas que simplemente decían “Carnegie Hall Jazz 1957”, y en una de ellas decía “T.Monk”. Al escucharlas, reconoció el piano de Monk y el saxo de Coltrane. El tesoro fue restaurado por Michael Cuscuna y T.S. Monk, el hijo de Thelonious.
Como es de esperarse, el disco es una bomba. Esta no era la 1era grabación ni encuentro de estos dos: Coltrane ya se había unido con el por primera vez en los discos “Monk’s Music” y “Thelonious Monk with John Coltrane”. Sin embargo, lo mejor en Jazz es siempre en vivo. Dos máquinas en vivo tocando música que hasta los dioses aplaudirían. En el Jazz, este tipo de colaboraciones son típicas. Los más grandes músicos pueden tocar juntos en un disco y, aunque la gente se entusiasme, nadie se sorprendería.
El disco cuenta con 9 temas, pero 8 diferentes:
  1. Monk’s Mood
  2. Evidence
  3. Crepuscule with Nellie
  4. Nutty
  5. Epistrophy
  6. Bye-ya
  7. Sweet and Lovely
  8. Blue Monk
  9. Epistrophy (incomplete)
El último es una versión incompleta de 2 minutos y medio del mismo que fue tocado previamente. Las 5 primeras son de un primer set que tocaron y las 4 restantes de un segundo set, ya que hubo un descanso entre medio.
El disco empieza con “Monk’s Mood”, un tema relajado que comienza con un extenso solo de piano de Monk, seguido por uno no tan extenso de saxo de Coltrane y luego el bajo y batería se unen mientras que las improvisaciones de Monk y Coltrane siguen. El tema tiene el sentimiento de un día lluvioso en la ciudad.
El segundo tema, “Evidence”, es bastante raro. Empieza con una melodía tocada por el piano y el saxo al mismo tiempo. Ésta hace sentir al que la escucha la sensación de estar atravesando un laberinto. Son notas en una escala bastante peculiar tocadas al ritmo de un marcapaso, haciendo que el oyente avance de a poco en ese laberinto y se sienta cada vez más perdido.
Luego le sigue “Crepuscule with Nellie”. Ésta es del mismo estilo que el primer tema. También abre con un extenso solo de piano y luego se unen los demás. Lo interesante de este tema es que, una vez finalizado el solo de piano, prácticamente toda la melodía de la canción es pre-escrita. El saxo y el piano tocan esta melodía juntos, mientras que el piano de Monk de cuando en cuando se manda un pequeño desliz. Y además es sin duda más alegre y mansa que “Monk’s Mood”.
“Nutty” empieza con una melodía de piano y saxo también. El tema es llevado normal, sin prisa ni lentitud. Pero esta vez, Coltrane empieza a desenfrenarse, y nos avisa que la fiesta esta empezando…
Y llega la bomba: “Epistrophy”, considerado el primer clásico del Jazz moderno. Este tema es uno de los más importantes del género. Es un tema en La, pero con una gran variación de acordes. Al igual que la anterior, tampoco es de gran velocidad. Pero los acordes de piano de Monk son tan excéntricos y locos que te ponen los pelos de punta. Los cambios son impredecibles. Vienen por un camino y de repente se les ocurre ir en sentido contrario. El solo de Coltrane es punzante: toca miles de notas en 2 segundos y de golpe frena y toca 4 en 6 segundos para luego volver a tocar miles de notas. Cuando Coltrane termina, Monk logra un solo descollante. Cambios de escalas cada 5 notas, acordes fuertes y disonantes, una locura. Más interesante aun es la batería cuando la melodía principal es tocada. Shadow Wilson logra tocar una base rítmica llena de platillos y golpes fuera de tiempo aproximándose a un solo.
Con “Bye-ya” la velocidad aumenta. Este tema es más movido y eufórico. La melodía que abre el tema es simple; sin embargo los sonidos que logra Coltrane con su saxo, los acordes graves del piano y el juego de sonidos que ejecuta la batería con sus palillos muestra a los músicos como una tribu a punto de declarar la guerra. Y para variar un poco, tanto Coltrane y Monk hacen improvisaciones simultáneas: el saxo dispara una línea cantada con un sonido purísimo, mientras que el piano distorsiona el ambiente con acordes atonales.
“Sweet and Lovely”, como lo dice el titulo, es un tema meloso de amor. Pero al parecer ese amor dejó desconsolados a los músicos, ya que en la mitad del tema la banda aprieta el acelerador y arrancan a tocar a gran velocidad, enloqueciendo el asunto. Sin duda el tema más divertido.
“Blue Monk” es otro enorme clásico de Monk. Debe tener la melodía más pegadiza dentro del Jazz. Alegre y amistoso, este tema incluye el mejor solo de saxo de Coltrane en esta noche. Es preciso, excéntrico, chistoso y en otros momentos tierno y aventurero. El solo de piano de Monk es tambien una linda forma de ir despidiendo el disco. Bajadas veloces desde lo más agudo a lo más grave, acordes duraderos de 2 notas consecutivas que ponen los pelos de punta, pero finalmente termina con una melodía bellísima, una variacioon de la melodía principal del mismo tema.
Finalmente, “Epistrophy” de nuevo. Esta es una versión incompleta, lamentablemente. Sin embargo es aún mejor que la anterior, ya que en ésta Coltrane y Monk hacen al mismo tiempo dos solos diferentes. Mientras que Coltrane hace gritar al saxo bien agudo, Monk se dedica a tirar a veces líneas de pocas notas consecutivas pero muy rápidas, si es que no toca acordes golpeados con ladrillo con un enojo enorme.
Otra cosa muy buena del disco es la tapa (en lo personal creo que es de las mejores que he visto. El de la derecha es Coltrane y el de la izquierda es Monk), y su extenso y detallado libro que contiene palabras de los que participaron en el descubrimiento y digitalización de las grabaciones, de los músicos mismos, y de la preparación y el performance del concierto.
Éste es sin duda un clásico. Uno de los mejores en vivos del Jazz, y de la música en general, llegando a quedar en Amazon #1 en ventas por semanas.
Aquí es demostrado que Thelonious Monk y John Coltrane, no solo han trascendido en este estilo, sino en la música en general. Esperemos algún día poder ver a otros dioses de la música y la improvisación en estas nuevas generaciones.
De nuevo, gracias a fisuras de Youtube, conseguimos el disco casi entero, ya que no subio el ultimo tema...

Los espero en la próxima
"Music is the Best" - Frank Zappa

5 comentarios:

Anónimo dijo...

bien !! excelente disco! aplaudo la iniciativa y el buen gusto, adelante!

Héctor dijo...

No soy muy aficionado al jazz, pero por la pasión y entusiasmo con el que describes este disco, me han entrado muchas ganas de conseguirlo para escucharlo con tranquilidad. Sí, la música siempre me ha animado, o si no al menos me ha acompañado en mis estados de ánimo. Gracias por comentar en mi blog y por mostrarme éste, que promete bastante!

Guille dijo...

Grande boga,lo busco y los bajo ya.Muy bien descrito.
Gracias

Flo Talmon dijo...

Clap Clap para Santi
Genial !
Gracias por la recomendacion seguramente me lo baje y si me copa mucho me lo compro, parece ser una joyita que hay que tener en casa. Escucho bastante Jazz, John Coltrane es uno de los primeros en mi lista pero simepre sin saber mucho de él, asi que gracias tambien por la info.
Me copa como haces que nos llege tu "pasion" por los temas a los lectores, y tambien que vayas variando estilos.
Nos estamos viendo santi, beso grande

El Hombre Mojon dijo...

Dos monstruos del jazz en un disco, que mas se puede pedir?